Juicios de Insanía

A veces sucede que tenemos un familiar mayor de catorce años, que se encuentra afectado por una enfermedad mental grave, lo que acarrea su falta de aptitud para dirigir su persona o administrar sus bienes.


Generalmente, no siempre, se trata de personas respecto de las cuales el médico psiquiatra que lo asiste,  le ha prescripto una o más internaciones en clínicas psiquiátricas. En otros casos, el es juez de la causa quien ordena la internación, cuando existe peligro de que el enfermo se dañe a sí mismo o a terceros.


Las clínicas que atienden enfermos mentales tienen la obligación de denunciar ante la Justicia el ingreso de un paciente que padece una enfermedad mental grave.


Dicha enfermedad se exterioriza en episodios de manía, demencia  o imbecilidad.    


Pero ninguna persona es demente sin una sentencia de un juez que así lo declare, ya que se trata de  modificar su situación de capacidad,  declarándola incapaz por demencia (art. 141 Código Civil de la Nación)


Para iniciar un juicio de insanía es preciso acompañar certificados de  dos médicos psiquiatras particulares, y luego el juez designará a tres facultativos (peritos médicos psiquiatras) quienes examinarán al paciente en forma directa, procediendo a la exploración psiquiátrica y psicológica del mismo, a fin de emitir un dictamen médico-legal conjunto que presentarán en el juicio.


Pueden iniciar el juicio de insanía:


- El cónyuge no divorciado.


- Los parientes, incluso los adoptivos.


- Cualquier persona del lugar donde vive el presunto insano,  cuando éste sea  furioso o cause perjuicio a sus vecinos.


Atendemos juicios que tramiten en Capital Federal, donde el sujeto tuvo su último domicilio real o cuando tenga su residencia habitual en este distrito.


Contamos con el asesoramiento de Médico Psiquiatra, Médico Legista que revisará al paciente y emitirá un informe médico- legal, que de ser el caso, podrá acompañarse para iniciar demanda. (Ver más en  “Staff”)